La Ensenada de Barra


Hoy he estado en mi lugar favorito: la ensenada de Barra. Una combinación perfecta de mar, finísima arena, dunas y monte. Está formada por 4 playas que se pueden recorrer caminando divisando las islas Cíes. Sólo hace falta trepar un poco por las rocas o dar un ligero rodeo por el monte para ir de una punta a otra. Deben ser unos dos kilómetros, pero la próxima vez que la recorra, me pondré el podómetro y os lo diré con mayor precisión.



La primera de las grandes es Nerga.
Aquí la gente va vestida y hay mucho ambiente familiar y deportivo. La otra grande, Barra, es nudista y fundamentalmente se pasea. En las dos pequeñas del medio hay un poco de todo y están menos concurridas.
En todas ellas hay chiringuitos con terraza que abren en primavera o verano. Ya os iré hablando de ellos porque todos somos bienvenidos y podemos sentarnos a refrescarnos, picar algo y reponer fuerzas.
Aunque sea invierno y haga mal tiempo en la playa siempre sucede algo diferente: gente pescando, haciendo submarinismo, piragüismo, windsurf, kitesurf y lo que a mí más me gusta: humanos y perros paseando y jugando.
Salimos tempranito por la mañana aprovechan-do que no llovía y no había práctica-mente nadie en la playa. Al acercarme a la orilla...golpe de suerte. Una amiga! estaba a la sombra de las barcas mientras su humano hacía Tai-Chi. Cuando me vió vino corriendo y jugamos hasta que ya no pudimos más. Se llama Luna. Ojalá vuelva a verla pronto. Al pasar a la playa del medio, otra vieja amiga, una cocker negra super juguetona con la que me estuve bañando. Una gran jornada.
Después de la playa, fui con El, mi humana hembra, a la panadería. Hoy tocaba comida en casa. Compramos una bolla de trigo del país y una empanada de manzana riquísima con una masa finita y crujiente: 7.10 euros (según peso, ésta era mediana) en la panadería Cal de Vilariño (Hio): C/David Cal. 986329283. Seguramente os sonará el nombre de David Cal, oro olímpico en piragüismo en las pasadas olimpiadas. Es de aquí y la panadería es de sus familiares. A ver qué tal este año en Pekín 2008.

Después fuimos a la cetárea de Punta Couso (Mares de Galicia).
Venden todo tipo de bivalvos: almejas de diferentes tipos (fina, babosa, japónica, rubia…), ostras, mejillones, berberechos… Todo de gran calidad.
Puedes ver como depuran los moluscos en una especie de tanques y como los seleccionan y envasan. Te dan la cantidad que quieras. No hay un mínimo.
Compramos 2 kg de berberechos gigantes a 5 euros el kg. Se cocinaron la mitad al vapor y la otra con arroz. Estaban deliciosos. Lo digo con conocimiento de causa porque logré catar un poquito en un descuido. Se que no debo hacerlo pero la tentación era tremenda.
Me he fijado en cómo se preparan los berberechos y es muy fácil: se dejan bien sumergidos en agua con sal para que suelten las posibles arenas (mínimo una hora), se enjuagan, se meten en una tartera, se tapa y se pone al fuego. Si os gusta se puede añadir una hoja de laurel. Al cabo de un rato veréis cómo la tapa empieza a cobrar vida. Al cabo de unos minutos, los berberechos estarán abiertos y listos para comer. Un poquito de limón y a degustar el mar.
Qué hambre me ha entrado. A ver si me dan de cenar.

3 comentarios:

cristina dijo...

Tago, que envidia me das!! Ya estoy deseando ir por las Rías Bajas para ver y probar! todo lo que muestras. Yo estoy en A Coruña y espero verte pronto (a ver mi humana si se anima y me lleva por ahí). De todas maneras, tendrás noticias mías, ya que te contaré como nos aceptan por aquí los humanos. Un guauuu: Hochimina, palleira de raza!!

Anónimo dijo...

Hola TAGO soy CHISPA, y sabés qué??, mi dueña se muere de ganas de llevarme a la playa barra el saábado 25 de julio, pero no está decidida porque teme que la multen por llevarme, ,e podés decir si mepuede llevar mañana, a mí me encantaría conocer BARRA !!!,
un saludiño ,
Chispa

Tago dijo...

Hola Chispa,
Perdona por no haberte contestado antes pero acabo de llegar a casa y ver tu mensaje. No sé si habrás ido a Barra (ya me contarás). Tal vez ya habrás comprobado que no hay ningún problema con los perros allí. Puedes disfrutar de lo lindo al sol y refrescarte después en el pinar. Si no te han llevado hoy, aprovecha mañana!
Un saludo peludo,
Tago